Roma/Barcelona 7

Ayer leía por Twitter que, de los 23 a los 30 años, Messi ha marcado 5 goles en cuartos, semis, y finales de Champions. El dato me parece una brutalidad, independientemente o no de que los compares con los que lleva Ronaldo en ese mismo tiempo (29), porque no hay ninguna duda de que Messi es un jugador elegido.
Pero el Barça lleva muchos años (y de forma muy, muy evidente en los últimos tres) cometiendo el mismo error: sobreexplota a Messi en la primera parte de la temporada. Y en esa primera parte de la temporada, Messi destaca tanto, que hasta se le concibe como sobrehumano y se olvida el error cometido la temporada pasada. En ese momento donde Messi es TAN superior al resto, parece imposible pensar que vaya a llegar abril y no lo vaya a ser. Pero después llega abril y no es el mismo, se le nota el desgaste. Quizá le siga dando para marcar las diferencias ante rivales de menor exigencia, pero la Champions exige el máximo a todos, y ahí Messi paga los excesos absurdos de la temporada.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Para mi no es casualidad que la mejor temporada de Messi de estas últimas siete (porque fue en la que realmente fue capaz de marcar las diferencias en los momentos de mayor exigencia), es decir, el primer año de Luis Enrique, haya coincidido con la única en la que tuvo una lesión grave y estuvo dos meses parados en la primera mitad de temporada. Como tampoco lo es que desde que el Real Madrid decidió dosificar más a Cristiano Ronaldo, su rendimiento en marzo-abril-mayo se ha multiplicado.
Pero, claro, dicho esto, reconozco que el Barça, este Barça, tiene la “necesidad” de recurrir a Messi a menudo. Sin Neymar, con un Luis Suárez dos escalones por debajo de su mejor versión, con un Iniesta a punto de cumplir los 34, y con unos Coutinho y Dembele aún en fase de adaptación, el Barça tiene recurrir a Messi porque no tiene mucho más. Decía ayer Minguella que, ante el Sevilla, el Barça tenía 400 millones sobre el campo y no le quedó otra que sacar a Messi desde el banquillo para no perderlo. Y creo que eso ilustra claramente que Messi lleva mucho tiempo ocultando problemas en el Barça.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
“Llegados a este punto y con el justo y merecido elogio a Eusebio Di Francesco y los suyos, no se debe pasar por alto que el equipo italiano no hizo nada excesivamente extraordinario, más allá de que lo planificado fuera de un acierto sobresaliente”
Para mí si hizo algo extraordinario a estas alturas de competición y con la experiencia que atesoran en ella: no cometer errores. Algo que les marcó (y de qué manera) en el Nou Camp. Lo que es el fútbol: han pasado menos de tres años desde que el Barsa de Luis Enrique trituró a la Roma de Rudy García en la liguilla de grupos de Champions; con varios de los futbolistas de la Roma repitiendo alineación ayer.